Home Europa Austria Beethoven en Viena

Beethoven en Viena

6 min read
0
145

VIENA/ AUSTRIA – ( Texto em idioma espanhol ) -Se anuncian fastuosos festejos para 2020 por ocasión del 250 aniversario de Beethoven y su revolucionaria música sigue resonando en el mundo tanto como lo hacía antaño. Pero miremos ahora hacia Viena, porque fue esta la ciudad que el genial compositor eligió para vivir y desarrollar su arte. Vino para quedarse. para siempre.(Foto: Theater An der Wien donde vivió y estrenó algunas de sus obras)

Ludwig van Beethoven fue un portento de la naturaleza, como persona y como artista. Un visionario que cuestionó y reinventó todo lo establecido hasta la fecha, generando así nuevos estímulos para la música, pero también para la ciudad de Viena. La fuerza de estos estímulos se siente aún hoy en la escena musical autóctona, donde algo se está moviendo siempre. Músicos de todo el mundo vienen a la ciudad en la actualidad tal y como Beethoven lo hizo en su época. Hoy, la admisión para estudiar en la MDW – Universidad de Música y Artes Escénicas de Viena es el objetivo claro de muchos jóvenes talentos. Y no sin motivo: según la clasificación de QS University Ranking 2019, la MDW es la mejor universidad de música que existe.

Vivir, amar, sufrir

Museo de Beethoven, una de sus antiguas residencias

Durante 35 años, Viena fue el lugar donde Beethoven vivió, creó y se inspiró. Tres mecenas de la nobleza reunieron la nada despreciable renta anual de 4000 florines (¡sin acordar nada a cambio!): fueron los príncipes Lobkowitz y Kinsky, y también el arzobispo Rudolph de Austria.

Pero la relación de Beethoven con sus mecenas tenía dos caras: mientras que, por un lado, anhelaba su favor, por otro luchaba por su independencia y exigía el debido respeto. Su temperamento impulsivo salía con frecuencia a la superficie, y Beethoven se irritaba por las expectativas de quien disponía su alojamiento, el príncipe Lichnowsky:

Las mujeres de su vida

Sobre las mujeres de la vida de Beethoven se ha especulado hasta la saciedad: a algunas las adoraba desde la distancia, y a otras, desde la proximidad. Se enamoró perdidamente de algunas, sintió una pasión ardiente hacia otras. ¿Qué podemos saber con seguridad? La obra Para Elisa, con la que comienza la carrera de casi cada pianista, se la dedicó a una cierta Therese (Malfatti). Beethoven la compuso en la Casa Pasqualati ( foto) donde actualmente hay salas dedicadas al artista.

A partir de los 30 años de vida, la progresiva pérdida de audición empezó a lastrarlo tanto a nivel físico como psicológico. A pesar de esto, siguió creando obras inolvidables ––incluso una vez sumido en la sordera total––, como La Sinfonía n.º 9, en cuyo fragmento final incorpora la Oda a la alegría de Schiller. Cuando murió, el 29 de marzo de 1827, con 57 años de edad, el cortejo fúnebre que lo acompañó al cementerio podría haber sido el de una estrella de pop. Acudieron 20 000 personas, lo que equivale a uno de cada diez vieneses de la época. Su primera sepultura fue en el Cementerio de Währing, aunque más tarde sería trasladado al Cementerio Central, donde ya descansaría para siempre.


El 8 de Diciembre de 1813 tuvo lugar en la Academia Austriaca de las Ciencias el estreno de la Sinfonia n.º7  de Beethoven que seria probablemente su mayor éxito entre el público. Los visitantes gritaron de puro entusiasmo
Fotos: Divulgación
Fuente: Turismo de Viena