Home Ibero-America Uruguai Arte y naturaleza en la Ruta de la Ballena Franca

Arte y naturaleza en la Ruta de la Ballena Franca

7 min read
0
276

MONTEVIDEO/ URUGUAY – ( Texto em idioma espanhol)¡Comenzó la temporada de avistaje de ballenas! Además de sorprendernos con los clásicos saltos y resoplidos en forma de “V” de la ballena Franca que se visualizan a escasos metros de la costa, ahora Uruguay cuenta con una escultura que le rinde tributo a los cetáceos, diseñada por el artista uruguayo Raúl Sampayo. La misma fue construida con desechos del demolido hotel San Rafael y se instaló en junio en la Parada 35 de la playa Brava en Punta del Este, uno de los puntos estratégicos de avistaje.

Maldonado y Rocha son los principales puntos del océano Atlántico donde la ballena Franca nos visita en busca de aguas tranquilas y templadas para reproducirse, amamantar y cuidar a los ballenatos. Este año desde abril se comenzaron a ver los primeros ejemplares que “en general son las primeras madres por parir que se dirigen a una de sus áreas de cría al sur de Brasil en Santa Catarina, donde existen ensenadas protegidas”, explicó Rodrigo García, director de la Organización para la Conservación de Cetáceos (OCC). Los registros en ese mes son esporádicos y no permanecen en nuestras costas. A finales de julio según los datos, que desde 1995 releva la OCC, han marcado el inicio de la temporada en Uruguay que se extiende hasta noviembre.

La costas del Océano Atlántico Sur son parte de su ruta migratoria. Durante el verano se alimentan de toneladas de krill en zonas cercanas a la Antártida para luego comenzar su migración hacia Península Valdés (Argentina), Maldonado y Rocha (Uruguay), hasta llegar a Imbituba, Ferrugem (Santa Catalina, Brasil), donde se reproducirán y darán a luz a sus ballenatos.

La observación de los cetáceos en Uruguay se puede realizar desde la propia costa en tierra firme o en embarcaciones. Diferentes empresas privadas ofrecen excursiones en barco que parten desde el puerto de Piriápolis.

Oda a la ballena

Raúl Sampayo (56 años) es escultor si bien nació en Melo, reside desde los 4 años en Punta de Salinas, Maldonado. “Para mí las ballenas siempre formaron parte de mi paisaje cotidiano y cuando el Municipio de Punta del Este me convoca para realizar una obra relacionada con el cuidado de la costa, inmediatamente pensé en los cetáceos, fue la oportunidad para rendirle un homenaje a la ballena Franca Austral y generar conciencia sobre su rol y cuidado”, recordó.

El proyecto se convirtió en una estructura metálica que imita la forma y el movimiento de la cola caudal de una ballena, perfectamente moldeada a tamaño real de 5 metros de altura por 5 m de ancho. El estudio de los movimientos y la fisiología del animal llevó un mes, mientras que construirla le tomó dos.

La escultura, que se caracteriza por ser de textura de malla calada y no interrumpe el horizonte, convive y respeta el paisaje, permanecerá por y para la comunidad, ya que es una donación del artista al Municipio de Punta del Este.

La musa inspiradora fueron fotos y un video donde aparecían una madre dando coletazos, acompañada de su ballenato. Los materiales fueron registrados por los fotógrafos de naturaleza Álvaro Pérez Tort y Diego Rubio, de Fauna Marina Uruguay, que busca difundir la riqueza natural y diversidad marina del país.

Sampayo utilizó hierro reciclado de lo que fue el clásico Hotel San Rafael en Punta del Este para erguir un nuevo emblema que ve pasar cada invierno a las ballenas. “Quería agregar valor y por éso usamos parte de la memoria del lugar para crear el ícono que tuvo un impacto muy positivo en la comunidad y que me reconforta al ver los niños salir corriendo hacia la escultura e interactuar con ella

Vea recomendaciones de como ver ballenas en la Costa de Uruguay :

Fuente: Ministerio de Turismo – Uruguay Natural